Temps de lecture : 4 minutes(Last Updated On: 1 agosto 2022)

Laisser le monde évangéliser l’ÉgliseGeorges, del equipo del SVECJ de Lyon, comparte con nosotros su relectura de la tercera etapa de nuestro tema, el coraje del futuro. Le permite mirar cómo el mundo puede evangelizarnos

Discernimiento

Vida personal

  • No tengo acompañante. Para las decisiones importantes, el espacio de discernimiento lo comparto en primer lugar con Brigitte, pero los amigos son a menudo estimulantes para tomar el camino correcto.
  • El método ignaciano es muy útil, especialmente la “indiferencia ignaciana” cuando surge una elección que no es fácil de resolver..
  • Viajar con los jóvenes”: estamos a punto de emprender una etapa especial con nuestros dos nietos mayores que serán estudiantes el próximo curso. Podemos admirar el compromiso de muchos jóvenes en hermosas iniciativas (L’Ouvre Porte, la Cloche, etc.).

SVECJDécouvrir le Projet de Vie de la SVECJ

Vida de compromiso en el mundo

  • Personalmente, el lugar donde más practico el encuentro con los frágiles es la Comunidad Fe y Luz, y nuestra adaptación a la ausencia de encuentros “cara a cara”.
  • Con Secours Catholique, estoy más en un nivel organizativo o institucional, menos a menudo en contacto directo con las personas vulnerables. Pero con el interés de una visión más global sobre lo que está en juego, los socios..
  • Siempre partiendo de la gratitud por la vida que se nos da en cada momento..
  • En este momento, en estos tiempos de salud agitados, el miedo está en todas partes y perturba el comportamiento, la incertidumbre sobre el futuro, sobre la salud… Pido estar “bien inspirado” en mis palabras, en mis gestos, para intentar tranquilizar, dar confianza.
  • También es interesante apoyar estas iniciativas cuando se nos acercan (por ejemplo, el crowdfunding para la instalación de una quesería de Comté por parte de los sobrinos en el Bugey).

Vida en la Iglesia

  • Esta crisis actual no es más grave ni más cruel que muchas otras crisis de la historia reciente, tanto en Francia como en otros lugares: ¿qué nos dice la crisis actual para el futuro? ¿Qué respuestas evangélicas estamos dando o presenciando hoy o en el pasado? ¿Creemos lo suficiente en la Iglesia para ayudarnos a acoger a los demás, a los jóvenes, a los excluidos, a los allegados, etc.?
  • La Iglesia institucional y celebrante (las parroquias) me parece muy inmóvil a pesar de los llamamientos de nuestro Papa Francisco. Nada cambia en su funcionamiento y en su gobierno, ¡a pesar de que la Laudato Si tiene ya 5 años! La diócesis y las parroquias aparecen como “la Iglesia” mientras que la Iglesia es un mundo mucho más amplio cuyo alcance no siempre es reconocido por los obispos y los párrocos: movimientos y servicios de la Iglesia (como los Servicios Católicos de Socorro), monasterios, congregaciones, centros espirituales y de retiro, etc. Por no hablar de los numerosos cristianos comprometidos que “no practican” (celebraciones) pero que a veces practican el amor al prójimo con mucha fuerza..

¿Respuestas evangélicas?

  • Tengo la sensación de que la respuesta “evangélica” puede estar también en las relaciones estrechas, los imprevistos, las llamadas de auxilio inesperadas… De hecho, dejarse evangelizar por el mundo
  • Hace poco leí Urgence pastorale de Christophe Théobald: un libro al que hay que agarrarse, pero si se agarra, encontrará algunos hermosos caminos de renovación para la Iglesia:
    • Estar atentos a lo que el otro cree, con sus palabras, y reconocer lo que Dios vive en él…: ¡dejarse evangelizar por la gente, por la humanidad de hoy, en lugar de intentar evangelizarla desde fuera! Establezca lugares de “hospitalidad” para estos encuentros, pequeñas fraternidades en los alrededores, etc.
    • Recuerde el Vaticano II (Gaudium et Spes) en este momento: “discernir en los acontecimientos las exigencias y demandas de nuestro tiempo”. Necesidad de interpretar la realidad dejando que la Palabra se fecunde con estos acontecimientos actuales (especialmente en las pequeñas “fraternidades”)
  • Escuchar a Dios en la oración

¿Cuidar de “nuestra casa común”?

  • Intentar ser cada vez más “sobrios” en nuestro consumo
  • Me doy cuenta de que he evolucionado personalmente en ciertos temas como la energía nuclear: hace 30 años, para mí era un invento fantástico (capturar la enorme energía nuclear en lugar de convertirla en un instrumento de destrucción masiva). Chernóbil y Fukushima me han sacudido. O conseguimos avanzar en la gestión de los residuos, o tendremos que renunciar..
  • No me arrepiento de haber construido autopistas en mi vida profesional (¡sigue siendo muy práctico y más seguro viajar!). Ahora que existen, ¡debemos intentar optimizar su uso!
  • No me arrepiento de haber sido pionero desde 1991 en el uso de la bicicleta para los desplazamientos y las compras..
  • En Secours Catholique, hacemos campaña con los socios del Pacto por el Poder de la Vida para que las políticas públicas se evalúen en función de su impacto sobre el 10% más pobre de la población…más ampliamente que la reunión de nuestras comunidades cristianas