Temps de lecture : 7 minutes

L'appel en SVEEl llamamiento actual es realmente para alcanzar el deseo de los jóvenes, pero un deseo que debe dirigirse en última instancia a “servir”. El tiempo de los jóvenes de hoy sigue siendo, creo y estamos convencidos de ello, un tiempo de espera; como usted, fue un tiempo de espera. Pero para usted, fue un tiempo de espera a través de compromisos relativamente claros en la sociedad. Hoy, es un tiempo de espera en múltiples compromisos que se siguen buscando, un tiempo de esperanza a pesar de todo. Es cierto que, hoy, los jóvenes están marcados por respuestas que no llegan inmediatamente, en un centrado precisamente, porque ya no estamos tan obviamente en las utopías colectivas, por lo tanto en un individualismo de ambiente también.

Investigación

No hay perspectivas claras, así que nos centramos más fácilmente en nosotros mismos, en nuestra tribu, en nuestros grupos de amigos, en los grupos con los que nos reunimos regularmente, en aquellos con los que estamos en contacto a través del ordenador, del móvil. Buscamos algo sin encontrarlo, así que pasamos de un centro de interés a otro. Pero hay pasiones ahí, ciertamente pasiones efímeras, pero pasiones. Te conectas, tratas de encontrar un significado y quieres alcanzar el éxito; quieres finalmente encontrar algo, encontrar un lugar donde seas tú mismo. Y, en cierto modo, creo que el itinerario de Ignacio era efectivamente encontrar el itinerario para sí mismo, ser él mismo, querer ser reconocido, ser reconocido en el ejercicio de las armas, ser reconocido en su voluntad de seducir, de ser amado; incluso intentó seducir a Dios a través de sus hazañas ascéticas. Creo que hay algo de este joven Ignacio de hoy, pero la experiencia que se vive en el camino espiritual de Manrese y en su camino también, es pasar de este deseo de ser reconocido, de encontrar su lugar, de ser amado, este deseo original, este deseo un poco narcisista al final, a la llamada a un servicio: es decir, amarse a sí mismo a cambio, que haya un intercambio como en el “Contemplación para alcanzar el amor”, un intercambio de libertad entre el hombre y su Creador. Reconociendo todo lo que vivimos a través de nuestras otras búsquedas, a través de todos los bienes que se nos dan, con todos los descubrimientos que hacemos, con los encuentros que tenemos, a través de todos los regalos que recibimos, ofrecer este deseo para hacerlo vivir en el servicio, un servicio que se pone en acciones, no sólo en palabras, un servicio que se vive en comunicación con Aquel que da

Alegría

La llamada es a alegrarse de lo que se da, a devolverlo: “Alégrate, joven”. “Alégrate, joven, en los días de tu juventud; no olvides a tu Creador en los días de tu juventud Hacerles descubrir que este servicio es una fuente de alegría, una alegría de servir a las cosas creadas. Llevar a los jóvenes, por fin, a ese punto cero que es “El principio y el fundamento ” que define el fin de todo hombre: “El hombre ha sido creado para alabar, respetar y servir a Dios “. Y Dios no ha dejado de darle muchas cosas en su vida, ayuda, todas las cosas creadas para ayudarle a hacerlo. Lo que los jóvenes experimentan, lo que la gente experimenta hoy, puede ser muy bueno, se le da al hombre para ayudarle, para llegar a este fin de alabanza juntos, de servicio juntos. Debemos usar esta libertad, usar las cosas que se nos dan. En “El principio y el fundamento”, no se trata simplemente de liberarse de las cosas, sino de utilizarlas. No debemos convertirlas en ídolos, sino utilizarlas: las cosas materiales, pero también las espirituales, las relaciones con los demás, la amistad, el amor, hacer uso de la mediación.

deseo

Así que el primer lugar de la llamada hoy es acompañar este paso del deseo al servicio: confiar en el dinamismo de la juventud, en su generosidad, en su expectativa en el presente, en su esperanza, a veces no calculada, a veces poco seria, pero que está ahí de todos modos. Hay un talento, un talento que no pueden enterrar: arriesgar su libertad en esto encontrando las relaciones adecuadas con los demás, trabajando en los lugares donde están, en los compromisos que son diferentes a los nuestros, quizás. Hay un bien común en juego, al que hay que servir en su compromiso profesional, en su compromiso cívico, y también, tal vez, en lo que es el descanso, es decir, en la distancia, en la celebración, rindiendo algo que es del orden de una alabanza común al Creador común, viviendo fraternalmente un tiempo libre de contemplación y de celebración, creo que la llamada hoy, para los jóvenes, está también muy en este ámbito: tiempos de contemplación y de celebración, en los que permitimos que se comparta lo festivo. Cuando los jóvenes de 18 a 30 años dirigen la misa en mi parroquia, ésta dura más que las misas habituales, porque hay necesidad de celebrarla. Y así, en este lugar de un camino en el que no entierras tu talento sino que lo haces realidad como un servicio, te conviertes realmente en lo que eres. Por tanto, es necesario un acompañamiento para descubrirlo, para ayudar a ir hasta el final de lo que uno lleva, en sus relaciones, en sus compromisos, sean los que sean, en su trabajo, en su relación con el barrio, en sus celebraciones, para ir hasta el final de lo que uno lleva, para ayudar a releerlo.

La llamada hoy: debemos ser más que nunca capaces de encontrar a los jóvenes en estos lugares de deseo de ser ellos mismos, para llegar a un servicio acompañando este viaje.

Puntos de referencia

El segundo lugar que me parece importante para la convocatoria de hoy es poder ofrecerles marcadores para encontrarse a sí mismos, no sólo para encontrarse, ese era mi primer punto, sino para ayudarles a encontrarse. Porque están en un mundo, estamos en un mundo donde nos enfrentamos a dificultades, pruebas, fracasos. Nos enfrentamos a reglas externas, pero precisamente eso es un recorrido por momentos en los que hemos tenido la impresión de no encontrarnos a nosotros mismos, en los que no hemos hecho un buen uso de los medios que se nos han dado, en los que hemos fracasado, en los que tenemos dificultades en relación con las reglas que nos imponemos, incluso en el SVE. En este viaje, en este camino, necesitamos reconciliarnos con Dios porque hemos pasado por pruebas, porque hemos pasado por pecados, hemos pasado por infidelidades, y el Dios con el que nos encontramos es el Dios creador, pero también el Dios redentor que nos hace ser nuevos, que nos hace encontrarnos nuevos. Creo que para los jóvenes de hoy es necesario ayudarles a vivir esta travesía, también en comunidad: celebraciones, el tiempo que les damos, el lugar que les damos, la forma en que nos encontramos juntos, perdonando juntos; habiendo pasado por esto, viviendo momentos de vida fraterna donde asumimos nuestras debilidades, nuestra capacidad de ilusión, pero también nuestra disponibilidad para responder a la llamada, todo eso se juega en las relecturas que ustedes hacen, que consideran el pasado, los lugares donde estamos, pero con un futuro abierto. Hay que ver que la sociedad es también un lugar teológico.

Así que, en primer lugar, la llamada es un acompañamiento para pasar del deseo al servicio, es decir, para encontrar el fundamento de aquello para lo que han sido creados, el fundamento de lo que son, no una cáscara externa, sino algo más personal.

En segundo lugar, es en los lugares de cruce en sus vidas y muchos hoy en día, me parece, en los lugares de compromisos diferentes a los nuestros pero de presencia en las fracturas, de descubrimiento que hay un cruce que se juega.

Finalmente, la tercera importancia para la llamada de hoy es el paso y, para algunos, el más complicado paso al compromiso. Porque lo que está en juego es una verdadera vocación: pasar a un “quiero”; pasar de lo que buscamos, como el joven rico: “Todo esto lo quiero hacer” a “Me falta algo”: “Algo falta en usted “. La llamada a encontrar ese “algo” es seguir a alguien, seguir a Cristo que es el camino de la vida, no ser sordo a la llamada del Rey. Permitirse escuchar al que llama allí. Cristo llama, y decirse a sí mismo: “¡Aquí! Tengo una vocación “, sea cual sea, la de los discípulos, la de Zaqueo, la de seguir a Jesús o la de estar en casa como Zaqueo. Como dijo Madeleine Delbrêl, hay gente en las casas y gente en las calles. Pero, ¿cómo acompañamos esta escucha, la búsqueda de una vocación, sea cual sea? Decir “quiero” es complicado hoy en día. ¿Esto es voluntarismo? Pero la fuerza de voluntad es también, en cierto modo, una facultad de afectividad, no simplemente de eficacia. Simplemente, en algún momento, debemos ser capaces de decir “quiero” como en la ofrenda de la llamada del Rey: “quiero y deseo”. El deseo sin voluntad puede ser vano, pero el deseo es el viento que empuja las velas, lo que nos hace avanzar y, por tanto, un “quiero” es darse un timón que guíe, de lo contrario se corre el riesgo de trasluchar. Acompañar estas vocaciones, descubrir que cada uno tiene una vocación, el paso a un “yo quiero”, es quizás, me parece, el elemento más complejo, más lento, más difícil hoy en día.

Extracto de una conferencia impartida por Bertrand Cassaigne, SJ
2 y 3 de diciembre de 2017


Más información

En nuestros llamamientos a los jóvenes, ¿hay algún regocijo?

¿De qué manera paso del “deseo al servicio”?

¿Cómo estoy atento al surgimiento de las vocaciones, sean las que sean?