Temps de lecture : 7 minutes

El 18 de septiembre de 2021, el Papa Francisco se dirigió a los fieles de Roma, su diócesis. En su discurso, explicó lo que significa para él la sinodalidad. Explicó que debemos tener una “preocupación interior” en nuestros corazones. Este tema está en el centro de un proceso que movilizará a todo el pueblo de Dios entre octubre de 2021 y octubre de 2023. Como equipo, podemos retomar los pocos extractos que aparecen a continuación y compartir sobre el significado que esto aporta al corazón de nuestra vida, de nuestro compromiso de seguir a Cristo.

La sinodalidad y el Papa Francisco

El tema de la sinodalidad no es un capítulo de un tratado de eclesiología, ni tampoco una moda, un eslogan o un nuevo término para utilizar o explotar en nuestras reuniones. No lo es La sinodalidad expresa la naturaleza de la Iglesia, su forma, su estilo, su misión. Y por eso hablamos de la Iglesia sinodal, evitando la idea de que es sólo un título más, una forma de pensar que ofrece alternativas. Digo esto no en base a una opinión teológica, ni siquiera como pensamiento personal, sino siguiendo lo que podemos considerar el primer y más importante “manual” de eclesiología, que es el libro de los Hechos de los Apóstoles (…)

Ansiedad interior

El libro de los Hechos de los Apóstoles es la historia de un viaje que comienza en Jerusalén y, a través de Samaria y Judea, continuando en las regiones de Siria y Asia Menor y luego en Grecia, termina en Roma. Este viaje cuenta la historia de cómo la Palabra de Dios y el pueblo que dirige su atención y su fe a esa Palabra caminan juntos. La Palabra de Dios camina con nosotros. Todos son protagonistas, nadie puede considerarse un mero extra. Es importante entender esto: todos son protagonistas. El protagonista ya no es el Papa, el cardenal vicario, los obispos auxiliares; no: todos somos protagonistas, y nadie puede ser considerado un mero extra. Los ministerios siguen siendo considerados como verdaderos servicios

Escuchar la voz de Dios

Y la autoridad nacía de la escucha de la voz de Dios y del pueblo -sin separarlos nunca-, lo que permitía a los que la recibían permanecer “abajo”. El “fondo” de la vida, al que había que volver en el servicio de la caridad y la fe. Pero esta historia no sólo está en movimiento por los lugares geográficos que atraviesa. Expresa una continua agitación interior: es una palabra clave, inquietud interior. Si un cristiano no siente esta inquietud interior, si no la vive, le falta algo; y esta inquietud interior proviene de la propia fe y nos invita a evaluar qué es lo mejor que podemos hacer, qué debemos mantener o cambiar

Movimiento

La historia nos enseña que el inmovilismo no puede ser una buena condición para la Iglesia (cf. Evangelii Gaudium, 23). Y el movimiento es una consecuencia de la docilidad al Espíritu Santo, que es el director de esta historia en la que cada uno es movido por esta inquietud interior, nunca inmóvil.

Discípulos del Espíritu Santo

Pedro y Pablo no son sólo dos personas con carácter propio, son visiones situadas en horizontes más amplios que ellos mismos, capaces de repensar lo que sucede, testigos de un impulso que les desafía, que les empuja a atreverse, a hacerse preguntas, a cambiar de opinión, a equivocarse y a aprender de sus errores, y sobre todo a esperar a pesar de las dificultades. Son discípulos del Espíritu Santo que les hace descubrir la geografía de la salvación divina, abriendo puertas y ventanas, derribando muros, rompiendo cadenas, liberando fronteras. Entonces puede ser necesario salir, cambiar el camino, superar las convicciones que nos frenan y nos impiden movernos y caminar juntos. […]

No discriminar

El cristianismo debe ser siempre humano y humanizador, reconciliando las diferencias y las distancias, transformándolas en familiaridad y cercanía. APablo VI le gustaba citar la máxima de Terencio: ” Soy un hombre, no considero que nada de lo humano me sea ajeno “. El encuentro entre Pedro y Cornelio resolvió un problema, favoreció la decisión de sentirse libre para predicar directamente a los gentiles, con la convicción -en palabras de Pedro- ” de que Dios no hace acepción de personas ” (Hechos 10:34). En nombre de Dios, no se puede discriminar. Y ya ven, no se puede entender la “catolicidad” sin referirse a este campo amplio y hospitalario, que nunca marca fronteras. Ser Iglesia es una forma de entrar en esta inmensidad de Dios.

Sacramento de la promesa

Una iglesia sinodal significa una iglesia que es un sacramento de esta promesa, manifestada en el cultivo de la intimidad con el Espíritu y con el mundo venidero. Siempre habrá discusiones, pero hay que buscar soluciones dando voz a Dios y a sus voces entre nosotros; rezando y abriendo los ojos a todo lo que nos rodea; practicando una vida fiel al Evangelio; cuestionando la Revelación según una hermenéutica peregrina que sepa salvaguardar el camino iniciado en los Hechos de los Apóstoles. De lo contrario, estaríamos humillando al Espíritu Santo. Gustav Mahler creía que la fidelidad a la tradición no consiste en adorar las cenizas, sino en mantener el fuego encendido. Fue un gran compositor, pero también es un maestro de la sabiduría con esta reflexión

La levadura en la masa

Ve cómo nuestra Tradición es una masa leudada, una realidad en fermentación en la que podemos reconocer el crecimiento, y en la masa una comunión que se realiza en el movimiento: caminando juntos logramos la verdadera comunión. El libro de los Hechos de los Apóstoles nos ayuda mostrando que la comunión no elimina las diferencias. Esta es la sorpresa de Pentecostés, cuando las diferentes lenguas no son un obstáculo: aunque sean extraños entre sí, gracias a la acción del Espíritu “cada uno escucha en su propia lengua materna” (Hechos 2:8). Sentirse en casa, diferentes pero unidos en este viaje.

Miembro del Pueblo de Dios

Es necesario sentirse miembro de un gran pueblo, destinatario de las promesas divinas, abierto a un futuro que nos espera a cada uno para participar en el banquete preparado por Dios para todos los pueblos (cf. Is 25,6). Y aquí quiero dejar claro que incluso con respecto al concepto de “pueblo de Dios” puede haber una hermenéutica rígida y antagónica, atrapada en la idea de exclusividad, de un privilegio, como ocurrió con la interpretación del concepto de “elección”, que los profetas corrigieron, indicando cómo debe entenderse correctamente.

Pueblo de Dios

Ser del pueblo de Dios no es un privilegio, sino un don que se recibe… ¿para uno mismo? No: para todos, el don está destinado a ser entregado: esa es la vocación. Es un don que se recibe para todos, que hemos recibido para los demás, es un don que también es una responsabilidad. Es una responsabilidad para dar testimonio con hechos y no sólo con palabras de las maravillas de Dios que, si se conocen, ayudan a la gente a descubrir su existencia y a acoger su salvación. La elección es un don, y la cuestión es: mi ser cristiano, mi confesión cristiana, ¿cómo darlo?

Sensus fidei

En el camino sinodal, la escucha debe tener en cuenta el sensus fidei, pero no debe descuidar todos esos “presentimientos” que se encarnan donde uno no los esperaría: puede haber un “estilo sin ciudadanía”, pero no por ello es menos eficaz. El Espíritu Santo, en su libertad, no conoce fronteras, ni se deja limitar por la pertenencia. Si la parroquia es la casa de todos en el barrio, no un club exclusivo, se lo recomiendo: deje las puertas y las ventanas abiertas, no se limite a tener en cuenta a los que la frecuentan o piensan como usted, que serán el 3, el 4 o el 5%, no más. Deje entrar a todos… Permítase conocerlos y deje que sus preguntas sean las suyas, caminemos juntos: el Espíritu le guiará, confíe en el Espíritu. No tenga miedo de entrar en el diálogo y de dejarse implicar en él: es el diálogo de la salvación. (…)

Escuche al Espíritu Santo

El Espíritu Santo le necesita. Y es cierto: el Espíritu Santo nos necesita. Escúchelo escuchando a los demás. No deje a nadie fuera o detrás. Esto hará bien a la diócesis de Roma y a toda la Iglesia, que no sólo se fortalece con la reforma de las estructuras -¡éste es el gran engaño! -esto hará bien a la diócesis de Roma y a toda la Iglesia, que no sólo se fortalece con la reforma de las estructuras -ese es el gran engaño-, dando instrucciones, proponiendo retiros y conferencias, o a fuerza de directivas y programas -eso está bien, pero como parte de otra cosa-, sino si redescubrimos que somos un pueblo que quiere caminar junto, con los demás y con la humanidad. Un pueblo, el de Roma, que contiene la variedad de todos los pueblos y condiciones: ¡qué extraordinaria riqueza, en su complejidad! Pero debemos dejar el 3-4% que representa lo más cercano a nosotros, e ir más allá para escuchar a los demás, que a veces te insultarán, te echarán, pero debemos escuchar lo que piensan, sin querer imponer nuestras cosas: dejemos que el Espíritu nos hable.

Traducción Anita Bourdin para la Agencia de Noticias Zenit