Temps de lecture : 6 minutes

Laudato Si y nuestro proyecto de vida ?la mayor importancia de Laudato SI

Laudato si(24 de mayo de 2015) es un paso importante en laenseñanza social de la Iglesia

.

¿Por qué es así?

  • En primer lugar, este texto responde a un problema importante de nuestro tiempo. Vamos a destruir nuestro mundo, nuestro futuro, si no cambiamos nuestro modelo económico basado en el crecimiento perpetuo. Esto se está volviendo obvio para todos, excepto para los escépticos del clima.

  • En segundo lugar, esta encíclica nos muestra un camino practicable que puede humanizar a cada persona y tener en cuenta el futuro del planeta y de las generaciones futuras. Existe, pues, una visión a largo plazo para el bien de todos los seres humanos sin excepción.

  • En tercer lugar, este texto se dirige a todos los hombres de buena voluntad, en fidelidad al espíritu del Concilio Vaticano II, para Gaudium et Spes. La Iglesia quiere dar testimonio de un Dios bueno que quiere la vida y la felicidad de todos los seres humanos y que llama a todos a contribuir a ello.


SVECJDescubra nuestro proyecto de vida

 

  • En cuarto lugar, con esta encíclica, el Papa Francisco propone a todos :

– vivir una hermandad universal que incluya a todas las criaturas creadas por Dios. Se basa en la espiritualidad de San Francisco de Asís. Esta hermandad vivida lleva al hombre a una red de relaciones benévolas con todo el cosmos, con todo y con todos. Lleva a reconocer la interdependencia del hombre con su entorno y viceversa.

– repensar la noción de “progreso” centrándose en el aumento de la calidad de vida, especialmente para los más pobres. La acumulación de bienes y el consumo frenético no son sinónimos de “progreso”.

  • En quinto lugar, para los cristianos, el Papa Francisco muestra el vínculo entre esta ecología integral y nuestra fe en Dios. Y aquí es donde me gustaría mostrar cómo nuestro proyecto de vida SVECJ nos ayuda a estar cerca de esta ecología integral o, a la inversa, cómo esta ecología integral puede ayudarnos a profundizar en nuestra espiritualidad

Ecología integral y espiritualidad cristiana

    Existe un estrecho vínculo entre la ecología integral y la espiritualidad cristiana. El Papa Francisco nos muestra que ser cristiano nos ayuda de tres maneras: a admirar la creación; a respetar la creación en la acción; y a ser coherentes entre nuestras convicciones de fe y nuestro estilo de vida.

    • Admirar la creación porque nos ha sido dada por Dios como un regalo gratuito. Esta admiración nos hace dar gracias a Dios. Nos protege de la tentación de la posesión y la dominación. La admiración nos lleva a la contemplación. Entrar en una ecología integral presupone, por tanto, una actitud contemplativa, pero también puede decirse que la desarrolla. Todos los que tienen una fibra ecológica aprenden a mirar y admirar. Los que tienen una espiritualidad contemplativa, como en nuestra familia SVECJ, aprenden a admirar esta creación ofrecida por Dios con todo lo que vive en ella..

    Laudato Si nº 84: “(…) Todo el universo material es un lenguaje de amor del amor de Dios, de su excesiva ternura hacia nosotros”. “Cuando tomamos conciencia del reflejo de Dios en todo lo que existe, el corazón experimenta el deseo de adorar a Dios por y con todas sus criaturas, como se expresa en el hermoso himno de San Francisco de Asís (…)” (nº 87).

    Proyecto de vida del SVE nº 29: “El amor de Dios, siempre presente en la historia humana, nos crea cada día. A través de la oración exponemos todo nuestro ser a este amor. Nos recibimos de él y “lo buscamos en todo” (San Ignacio). Como Jesús, ponemos la contemplación en el centro de nuestra vida. En esta cita, el amor de Dios se ve principalmente en la historia humana. Sin embargo, al mencionar a Jesús también tenemos en cuenta su manera de mirar su entorno y de extraer de él una verdadera enseñanza que se encuentra especialmente en sus parábolas.

    • Respetar toda la creación mediante acciones concretas. Esto significa promover la preservación de la biodiversidad de plantas y animales. También nos invita a promover la diversidad de nuestros grupos humanos con sus culturas. Este respeto es activo, implica un cambio profundo en la forma de consumir y convivir. Es una conversión personal sabiendo que podemos influir juntos en las políticas económicas, agrícolas y tecnológicas..

    Laudato Si n°206 “Un cambio en los estilos de vida podría lograr ejercer una sana presión sobre quienes detentan el poder político, económico y social”.

    Laudato Si n°223: “La sobriedad, que se vive con libertad y de forma consciente, es liberadora. No es menos vida (…) sino todo lo contrario (….). Se puede vivir intensamente con poco, sobre todo cuando se sabe apreciar otros placeres y se encuentra satisfacción en los encuentros fraternos, en el servicio, en el despliegue de los propios carismas, en la música y el arte, en el contacto con la naturaleza, en la oración.”

    Este cambio de estilo de vida se promueve en el SVE especialmente en la llamada a la pobreza y a la disponibilidad.

    Proyecto de vida del SVE n°44: “Siguiendo a Cristo, hacemos humildemente la elección de la pobreza y queremos renunciar a cualquier forma de dominación, a cualquier espíritu de posesión. Aceptamos cuestionar los condicionamientos culturales, familiares y profesionales que serían un obstáculo para la comunión y el intercambio. Esta renuncia y desprendimiento, vividos con alegría y por un amor mayor, nos libera de nuestras cargas y miedos. Podemos saborear la verdadera libertad del corazón y llegar en humanidad a los más necesitados.

    • Ser cada vez más coherentes entre nuestra fe y nuestro estilo de vida. Sabemos que esta coherencia es necesaria para ser testigos creíbles. También sabemos que es difícil lograr esta coherencia en todos los ámbitos de nuestra vida. Podemos ser muy cuidadosos con lo que comemos, pero nada con nuestros medios de transporte; o lo que es más grave, ¡podemos ser muy indiferentes con nuestros hermanos y hermanas excluidos del sistema económico! Podemos compartir con nuestros seres queridos y olvidarnos del resto del mundo. La falta de coherencia deja insatisfacción, mientras que la coherencia conduce a la paz y a la alegría interior. Lo que experimentamos aquí a nivel personal se reproduce a escala mundial. Es urgente trabajar por una mayor coherencia en las políticas globales para avanzar en el plano medioambiental y social.

    Laudato si N°91: “El sentimiento de unión íntima con los demás seres de la naturaleza no puede ser real si al mismo tiempo no hay en el corazón ternura, compasión y preocupación por los demás seres humanos. La incoherencia es evidente en alguien que lucha contra el tráfico de animales en vías de extinción, pero que permanece completamente indiferente ante el tráfico de personas, y se desinteresa por los pobres (…)”

    Nº 139 (final): “No hay dos crisis separadas, una medioambiental y otra social, sino una compleja crisis socioambiental”.

    Proyecto de vida del SVE n° 52 y 53: “En un mundo a menudo indiferente o ajeno al Evangelio, debemos preocuparnos por ser, con nuestro comportamiento y nuestras palabras, un signo de la infinita ternura de Dios y ser artesanos de la paz”; “Queremos fomentar la solidaridad entre los pueblos, participar en la construcción de un mundo más humano, basado en relaciones verdaderas y desinteresadas. Nos alegraremos de los esfuerzos de paz y cordialidad que animan el mundo, desafiarán los comportamientos individualistas y pondrán en práctica formas concretas y personales de fraternidad

    Conclusión

    Con Pierre de Clorivière y Daniel Fontaine hemos desarrollado una espiritualidad profundamente contemplativa y social. Estos acentos se encuentran en nuestro Proyecto de Vida SVECJ y nos hacen cercanos y receptivos a la encíclica Laudato Si

    . Es una oportunidad y una responsabilidad. Es una oportunidad porque esta llamada del Papa nos nutre y nos hace bien; es una responsabilidad porque tenemos que promover esta ecología integral allí donde estamos, en nuestros propios contextos de vida.

    Gwennola Rimbaut – SVECJ

    Categorías: