Temps de lecture : 6 minutes

Acompañar y discernirEn nuestra familia espiritual Cor Unum, el acompañamiento es una de las formas de progresar en la continuación de Jesucristo, en la cercanía de Cristo de los Evangelios. Es una propuesta y no una obligación porque la decisión sigue siendo personal y libre. Sin embargo, el acompañamiento sigue siendo una oportunidad para aprovechar. Ayuda a mantener en fidelidad a nuestro Proyecto de Vida: responder a la llamada a la santidad en el corazón del mundo, arraigada en la vocación y misión de todo el pueblo de Dios (PdV No 8) cualesquiera que sean las dificultades.

¿Necesita acompañamiento espiritual?

Muchos cristianos viven sin atascar. Muchas personas simplemente confían en su capacidad para discernir a través de la razón y la oración. Y afortunadamente, a menudo funciona bien.

Búsqueda de

Acompañar se hace necesario cuando hay dificultades para encontrar el camino o decidir una dirección. Podemos usarla cuando la vida espiritual es difícil o tumultuosa. Del mismo modo, cuando las dificultades humanas alteran la fe, cuando se produce un deseo más radical de conversión, el recurso puede ser útil. Esto último es común a la hora de elegir un compromiso temporal o definitivo con una familia espiritual. Estos momentos particulares a menudo desencadenan la búsqueda de acompañamiento. Se trata entonces de discernir más claramente lo que está sucediendo en sí mismo y de buscar cómo responder más fielmente a su vocación cristiana.

Propósito

El propósito del acompañamiento es adaptarse cada vez más a la vida de Dios, a una vida evangélica según el Corazón de Jesús en el contexto concreto en el que estoy. Este objetivo nos saca de una perspectiva estrictamente moral en la que la cuestión central es sobre el bien y el mal.

Mente

En el acompañamiento espiritual viene por encima de toda la pregunta: ¿cómo discernir y responder a las llamadas que Dios me dirige en el Espíritu Santo? Esta cuestión es más difícil de abordar sin eliminar la primera. El acompañamiento tiene su lugar aquí.

Jubilación

En muchos casos, los tiempos de apoyo únicos, como durante un retiro, pueden ser suficientes para aclarar las llamadas escuchadas y nuestras respuestas. Más aún, cuando hay una buena dinámica de compartir en los equipos mensuales.

Lo importante no es permanecer desagradable durante momentos delicados y haber profundizado la noción de discernimiento para la vida cotidiana. Esto último sigue siendo indispensable.

La importancia del discernimiento espiritual

En cualquier discernimiento espiritual (en el sentido más amplio), se trata de examinar los elementos a causa o en contra de una elección específica, a corto y largo plazo. Es una ayuda previa a la decisión que tiene sentido. Este método basado en la razón sigue siendo relevante y sigue siendo necesario en la vida de cualquier persona cristiana o no. La fe no se opone a la razón, presta atención a ciertas prioridades (atención a los más vulnerables, coherencia de la propia vida entre la fe y los compromisos, escucha fiel a la Palabra de Dios, etc.).

Tiempo

Se evitarían muchos errores si realmente nos tomamos el tiempo para dejar estos elementos y así releír nuestras vidas en esta dimensión de la ética cristiana. Sin embargo, todo discernimiento espiritual implica ir más allá de este enfoque, especialmente en una espiritualidad ignaciana. Ya no se trata simplemente de buscar lo que es razonablemente bueno como ciudadano y cristiano. El corazón del proceso es buscar lo que me llevará, personalmente según quien soy, a una mayor fidelidad a la voluntad de Dios.

Oración

Este discernimiento se realiza en oración prolongada basada en la Palabra de Dios. Lo que se ha pesado racionalmente debe ser expuesto ante Dios en oración prolongada para pedir confirmación: ¿es aquí donde Me quieres, Dios mío? ¿Es esta decisión la que corresponde a su deseo? El diario espiritual de Ignacio de Loyola es instructivo a este respecto. Cuando tuvo que redactar las Constituciones de la Compañía de Jesús y decidir en particular sobre el régimen de pobreza a vivir, enumeró las desventajas y ventajas de poseer bienes o no, ingresos. ¡Entonces deja que el Espíritu señale el camino en oración durante 40 días! No haremos lo mismo, pero el camino está claro.

Movimientos

La paz o la alegría recibida en la oración generalmente confirma una dirección, una elección… pero si se produce la agitación, pone en tela de juicio la elección, hay una preocupación … Tal vez sea necesario profundizar el discernimiento, reanudar la oración o recurrir a un acompañante competente… A veces, el marco de un retiro ignaciano es realmente necesario para discernir una cuestión importante. Un acompañante que esté realmente familiarizado con los "Ejercicios Espirituales" y la diversidad de "movimientos" que pasan por un jubilado puede ser requerido.
En la vida ordinaria, los acompañantes rara vez son especialistas en "Ejercicios". Eso no es lo más importante.

¿Qué acompañante?

Lo primero es encontrar en el acompañamiento un espacio de escucha benévolo y discreto. Esta es una condición esencial para poder confiar a largo plazo. Se requiere discreción tanto hacia el exterior (sin chismes) como durante el intercambio (no ser "obligado a decir"). La benevolencia hace posible decirlo todo sin temor al juicio lapidario. Ella hace señas a la Misericordia de Dios. La benevolencia se convierte en apoyo, estímulo en tiempos difíciles. Si faltan estas dos cualidades es mejor cambiar al acompañante.

Escucha

Pero la calidad de la escucha también debe estar en el nivel de la fe. Esto es necesario para que ella pueda decirse a sí misma en sus propias palabras, tal vez torpe pero auténticamente la suya. Para ello, la escucha debe ser activa para ayudar a los acompañados a aclarar su fe y su forma de vivirla. El acompañamiento es una obra de engenimiento, pero sin el actor equivocado: ¡Sólo Dios da a luz la fe y su crecimiento! Los compañeros están principalmente al lado de los acompañados en una función de testimonio de la obra del Espíritu de Dios. Los chaperones para enfatizar sólo lo que están presenciando, que ya es mucho porque es una manera de alentar o desafiar.

Revelar

En algún lugar, el acompañamiento sirve como revelador, para resaltar lo que ya está allí, pero aún no se ha desplegado de una manera muy clara y consciente. Ya no estamos en el tiempo de los "Directores de Conciencia" a quienes había que prometer obediencia. Algunos no han sido capaces de abusar de este posicionamiento que ha causar estragos en muchos cristianos. Hoy tenemos la suerte de haber salido de esta rutina. Nuestro riesgo sería más bien no encontrar un acompañante, especialmente si permanecemos en la figura del sacerdote cuando cualquier cristiano puede acompañar si tiene las habilidades y el carisma. El otro riesgo es encontrar algo muy ignorante sobre las etapas de la vida espiritual o carente de profundidad. El acompañamiento puede caer en la insignificancia. Por último, ten cuidado con los gurús, los pocos manipuladores que pueden existir en todos los estados de la vida y en todas las profesiones.

¡Una oportunidad de vivir!

El acompañamiento sigue siendo una oportunidad para vivir teniendo en cuenta que Dios es la única guía verdadera y que no hay un acompañante ideal (¡o compañero ejemplar!). Con el testimonio elegido, es posible avanzar por el camino de la conversión en fidelidad al Jesucristo del Evangelio y a la Iglesia. En ausencia de apoyo regular, los retiros acompañados realmente pueden ayudar a hacer balance cada año o de acuerdo a las posibilidades… La Iglesia y nuestra Familia Cor Unum nos dan los medios. Depende de cada uno de nosotros procurar ponerlos a buen uso de acuerdo con lo que será inspirado por el Espíritu.

Gwennola Rimbaut
Asistente General SVECJ (2020)

Categorías: Non classé