Temps de lecture : 6 minutes

La mission du peuple de Dieu dans la diversité des vocations pour la SVECJ“Recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros. Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra (Hechos de los Apóstoles 1:8). Estas son las últimas instrucciones que Jesús resucitado da a los Apóstoles y a los que estaban con ellos, a María, a las mujeres, después de haber compartido sus vidas durante cuarenta días. El día de Pentecostés, son investidos con el Espíritu. Son bautizados en el Espíritu. El efecto es inmediato: salen del cenáculo y hablan a las multitudes del que son testigos, Jesús muerto y resucitado, Salvador del mundo. El sínodo “Caminando juntos en hermandad por el mismo camino” da vida a esta misión de los discípulos de Jesús.

Las primeras comunidades cristianas en misión

Desde el principio, los apóstoles vivieron en comunión con pequeñas comunidades, los “hogares”. Cada una de ellas participa en la misión, en el anuncio de la Buena Noticia de Jesús muerto, crucificado y resucitado. Bajo la acción del Espíritu, toda la comunidad reza, discute, convoca y actúa. Todo el pueblo da gracias por el cojo de la Puerta Hermosa (3,9). Los Doce no deciden solos. Llena del Espíritu Santo, la comunidad se pone a rezar (4,29-32). La multitud de creyentes está perfectamente unida en corazón, alma y bienes.

Un discernimiento común

La asamblea, junto con los apóstoles, elige a siete hombres llenos del Espíritu Santo y de sabiduría para que cuiden de las viudas y sirvan en las mesas (6,1-7). Un centurión gentil, Cornelio, toma la iniciativa para que Pedro vaya a su casa (10, 7). La comunidad de Antioquía envía a Pablo y Bernabé en misión (13,3).

Las discusiones sobre la circuncisión y los ritos que deben cumplirse (15,2) conducen a la Asamblea de Jerusalén: el Espíritu Santo, “los apóstoles y los ancianos con toda la iglesia decidieron…”. “Los hermanos” envían a Pablo y a Silas a Berea (17,10). Priscila y Aquila, una pareja de tejedores, completan la catequesis de Apolos que no había oído hablar del Espíritu Santo (18,24-28). Los de la comunidad de Pozzuoli, en Italia, son hospitalarios; durante una semana reciben a Pablo y a sus compañeros.

La misión se vive con alegría a pesar de las pruebas, los conflictos, las hostilidades y las persecuciones.

Nuestra Iglesia en misión hoy

“La Iglesia “en marcha” es la comunidad de discípulos misioneros que toman la iniciativa, que se implican, que acompañan, que dan fruto y que celebran. La comunidad evangelizadora experimenta que el Señor ha tomado la iniciativa, la ha precedido en el amor (1 Jn 4,10), y por eso sabe ir adelante, sabe tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro de la gente, buscar a los alejados y llegar a las encrucijadas para invitar a los excluidos… Vive un deseo inagotable de ofrecer misericordia. ¡Atrevámonos, un poco más, a tomar la iniciativa! En consecuencia, la Iglesia sabe “implicarse”..

En el corazón del mundo

La comunidad evangelizadora, con sus obras y gestos, se pone en la vida cotidiana de los demás, acorta las distancias, se abaja hasta la humillación si es necesario y asume la vida humana, tocando la carne sufriente de Cristo en la gente…

El Señor quiere que sea fructífera. Cuida el grano y no pierde la paz a causa de la paja. El sembrador, cuando ve aparecer la cizaña entre el grano, no reacciona con queja o alarma… Celebra y festeja cada pequeña victoria, cada paso adelante en la evangelización…

La Iglesia evangeliza y se evangeliza a sí misma a través de la belleza de la liturgia, que es también una celebración de la actividad evangelizadora y una fuente de impulso renovado para dar de sí misma (La alegría del Evangelio 24).

La síntesis de los obispos de Francia en Lyon

La asamblea de obispos quiere ser fiel a las llamadas del Espíritu Santo. “A todos los niveles, las comunidades eclesiales deben construirse a partir de los carismas de cada persona; esto permite a cada bautizado ejercer la responsabilidad que le corresponde y participar en la misión en la sociedad y en la Iglesia.

La corresponsabilidad se deriva del hecho de que la misión se confía a todos los bautizados: clérigos y laicos, hombres y mujeres, jóvenes y mayores. Es necesario volver a partir, no exclusivamente del oficio encomendado, sino del ministerio bautismal de todos y cada uno. El clericalismo es una plaga en la que clérigos y laicos tienen una responsabilidad conjunta Pero la generación conciliar aún movilizada es minoritaria, mientras que la generación de jóvenes católicos no se apasiona por el sínodo.

En SVECJ

Nuestra Sociedad de Vida Evangélica del Corazón de Jesús, en la diversidad de nuestras vocaciones, contribuye a este impulso de caminar juntos, para descubrir cuál es la misión del Pueblo de Dios hoy. ” El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia, de todo el pueblo de Dios y de cada individuo.


SVECJDécouvrir notre Projet de Vie

En el corazón de Jesús

Profundicemos en y con el Corazón de Jesús. Salgamos a mar abierto, adentrémonos en aguas profundas. Nuestra vocación es la comunión con el Corazón de Cristo que nos envía a construir la Iglesia de las Bienaventuranzas con los pobres, los pequeños, los humildes, los pecadores y con todos los que están abiertos al amor (Proyecto de Vida 12) – en la escuela del Padre de Clorivière en tiempos de persecución y de Daniel Fontaine en el corazón de los barrios bajos.

“Miembros de la Iglesia, Cuerpo de Cristo, nos preocupa construir la comunión en una fraternidad crítica e inventiva. La propia diversidad de nuestras vocaciones debe estimular a cada uno a descubrir y vivir el proyecto de Dios sobre él… La vida fraterna nos llama a abrir nuestras relaciones sin límites de fronteras (Plan de Vida 54-56)”.

Nuestra misión como miembro de la SVECJ

La misión de nuestra Sociedad de Vida Evangélica es dar a conocer el Corazón, el amor de Dios revelado en Jesús, a todas las personas, a todas las naciones. La diversidad de nuestras vocaciones debe estimular a cada persona a descubrir y vivir el plan de Dios para ella (55). La organización de la Iglesia no tiene otro objetivo que traducir y comunicar el amor de Jesús, el Salvador del mundo. Nuestro Instituto pretende seguir a Jesús lo más cerca posible.

Vivir más plenamente la sinodalidad

En esta profundización de la sinodalidad, Cristo es nuestra referencia permanente. ¿Qué piensa Jesús de nuestras síntesis? ¿Qué diría Jesús? ¿Qué haría Jesús? La misión del pueblo de Dios es anunciar a Jesús muerto y resucitado, bautizando, sumergiendo a las naciones en el Amor Trinitario: Dios nuestro Padre misericordioso, el Espíritu de Amor nuestra Madre, Jesús nuestro Hermano.

Participación, comunión y misión

Si hay participación, comunión y misión, es por excelencia en el corazón de la Trinidad-Amor. La Iglesia está al servicio de la Santísima y Misericordiosa Trinidad. Ella debe ser una revelación de la comunión de amor de la Trinidad: Dios es Amor: amor paternal, amor maternal, amor filial y fraternal. La misión del Pueblo de Dios permanecerá hasta el final de los tiempos: “Haced discípulos de todas las naciones, bautizadlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo… Enséñenles a guardar mis mandamientos de amor. Enséñales a guardar mis mandamientos de amor. Todos los días estoy con ustedes. ¡Todos los días todas las naciones!

François Tricard, SVECJ
Sacerdote de la diócesis de Sens-Auxerre
Rector emérito de laUniversidad Católicade Lyon